Eco emprendimientos

El cambio climático, la acumulación de plásticos en los mares y de residuos en tierra, entre otras cosas, son factores que no pueden ser ignorados. El año 2018 estuvo plagado de ecocidios y problemas ambientales que volvieron a colocar en agenda, desde un lugar preocupante, la cuestión medioambiental. Por eso, todo lo que surja a modo de reparación o que pueda sentar precedentes en el cuidado del medio ambiente, debe ser resaltado.

En ese sentido, es importante saber en qué están trabajando los profesionales o las personas comprometidas con el ambiente. Para conocer más, hablaremos a continuación de algunos excelentes eco-emprendimientos que se dieron a conocer en 2018.

Eco-estufa
Marcos Cangelosi es estudiante de Ciencias Ambientales, mientras que Pablo Durán estudió ingeniería industrial y aeronáutica. Ambos, son los creadores de Eco-Manos.

Tras ver los problemas de las personas que asisten a los comedores infantiles con respecto a la falta de calefacción, crearon lo que se dio a llamar la eco-estufa. La eco-estufa es un dispositivo que se encuentra fabricado a raíz del uso de metales de descarte. Además, su combustión se realiza mediante una biomasa, que se compone de desechos orgánicos, tales como las hojas, el cartón y la madera.

Con un rendimiento muy alto -del 82%- la estufa es sustentable y, a la vez, económica. Según los socios:

“Utilizando materiales recuperados y residuos, creamos esta estufa que además sirve para cocinar y para calentar agua para bañarse”.

Abejas y cultivo
Matías Viel, Pedro Negri y Agustín Saez lograron transformar un total de 10 años de investigación en un proyecto que promete sustentabilidad y bienestar.
De lo primero que dieron cuenta, es de que cerca del 70% de los cultivos dependen necesariamente de los procesos de polinización. Al mismo tiempo, reconocieron que la población de abejas se está reduciendo significativamente a lo largo del mundo. A partir de esta información y tras 10 años de estudio y experimentación, plantearon fortalecer el sistema inmune de las abejas, logrando de esa manera mejorar los cultivos.

Para esto, el sistema que empezaron a introducir consiste en llevar a los productores colmenas de abejas que ya están entrenadas para polinizar las flores que se transformarán en frutas. Un caso de éxito fue el de Mar del Plata, donde se logró aumentar la cosecha de kiwi en un 90%.

Eliminar el arsénico
Docente y alumna, Adriana Vega y Jacinta Alchouron son investigadoras de la Facultad de Agronomía de la UBA. El objetivo principal de su trabajo es limpiar el agua que se encuentra contaminada por arsénico, lo que la vuelve completamente nociva para la salud. Hoy, en el país, se estima que son 4 millones las personas expuestas a esto.

A través de varias pruebas y estudios, las investigadoras demostraron que los biocarbones de caña de bambú de los bosques nativos pueden remover el arsénico del agua, con una efectividad del 100%. Pero, además, hay que destacar que se trata de cañas que no son puestas en práctica para otra cosa, por lo que no implica un riesgo ni un costo para ningún sector.

fuente: ecorespuesta.com