Agricultura sustentable


Impulsada por Sembrando Conciencia y acompañados desde la Dirección de Extensión Agropecuaria del Ministerio de la Producción, se llevó a cabo la jornada de ganadería, horticultura y agricultura ecológica, “Bajos costos y altos márgenes para producción de alimentos sanos”.


La agroecología entrega las pautas para un manejo cuidadoso de los agroecosistemas sin provocar daño innecesario o irreparable. Simultáneamente con el esfuerzo por combatir a las plagas, enfermedades o deficiencias del suelo, los especialistas luchan por devolver al agroecosistema su elasticidad y fuerza.
En agroecología, la biodiversificación es la técnica principal para restaurar la autoregulación y a la sustentabilidad, sostienen los técnicos. El ingeniero Carlos Anzorena, a cuyo cargo estuvo un segmento de la capacitación en el terreno y en un aula del Centro Cultural de Realicó, enfocó la disertación en pastoreo racional y llevó adelante un pequeño taller en agroinsumos aplicables en explotaciones intensivas.
Anzorena reconoció el interés particular que tuvo durante su carrera el incursionar en el terreno de la agroecología y, sobre el particular, apuntó que hace 10 años trabaja en los sistemas que -incluso- le sirvieron para presentar la tesis final de su estudio universitario . “Vengo desde hace años trabajando en este enfoque, además de asesorar a productores también soy productor. Debo reconocer que a los productores se les ha hecho fácil entender de qué hablamos. Durante la demostración presentamos experiencias exitosas en zapallo y maíz por ejemplo, y en el transcurso de la charla (los productores) se dieron cuenta que son sistemas que ya venían haciendo desde hace tiempo aunque no pudieron precisar los motivos del abandono de este tipo de laboreo”, señaló.
El especialista consideró que el productor tiene una visión clara de su explotación por el estar en el “día a día, en el terreno”. En esa línea expuso que el pensamiento generalizado de los productores, en los últimos años, resultó ser que la “siembra directa” llegaba para el cuidado del suelo pero se terminaron dando cuenta que con el paso del arado “aparecían las aves y otra vida en el suelo”.
Sin embargo, dejó en claro también que el “arado en exceso es malo”, por lo que la sugerencia pasa por utilizar todas las herramientas disponibles en los sistemas de siembra. “Con la siembra directa cubrimos el suelo pero no pensamos en la vida directa del suelo, tenemos que volver la mirada sobre eso y pensar que tenemos que alimentar ese suelo para que haya vida en el mismo”, afirmó.

Cuestión de costos
La baja de costos aplicando técnicas agroecológicas también formó parte de la agenda tratada con los productores. Al respecto Anzorena sostuvo que “se bajan los costos por el tipo de semillas que buscamos usar, porque no se usan fertilizantes ni hacemos aplicaciones, estamos logrando en principio, en los primeros años que son los más difíciles en teoría, rendimientos similares con lo cual al bajar los costos con rendimientos iguales estamos con una mejora notable”.